El paraíso de Herzog

En el paraíso hasta los incrédulos mueven montañas
Allá las guerras las evitan incluso las madres.
Allá se esperan las garzas por la izquierda.
En el paraiso la ruinas significan felicidad.
Allá se encuentran verjas sin límites.
Con antelación se reparten restos de aviones en el desierto.
Allá el paisaje es como Dios lo mandó.

En el paraíso ya dices “hola” sin haber visto a nadie.
Allá  discutes con extraños tan solo para ya no hacer amigos.

En el paraíso los hombres ya llegan muertos al mundo.

Mientras tú duermes, los ácidos corroen y las papilas se tragan el atún.
Mientras te duermes, una manzana de árbol te cae sobre la frente.
Mientras esperas, se rompen ramas y respiras suavemente, como si ya estuvieras muerto.
Mientras estás echado, brillan estrellas colocadas desordenadamente en el universo.
Mientras duermes, Dios pasea silenciosamente con María por los campos.

(Si no se puede ver por acá, véanlo en la página de youtube)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: