Confusiones sobre el término antisemita

Es muy fácil hablar. Es más fácil aún insultar. Yo he dado mi opinión sobre lo sucedido en Gaza y he condenado el accionar del gobierno de Israel. He recibido algunos correos en los que se me insulta y se me ha dicho que eso se debe a que soy antisemita y por eso me he casado con un alemán nazi. Bien, quiero decir que la cosa no es así. No es mi intención hace una  etnogénesis acá, pero creo que hay algunas cosas que debo decir.

1.- Mis bisabuelos maternos eran judíos de Tánger que llegaron a Perú en un barco. Mi abuela era Ana María Pérez Bisror (ese era su apellido semita)

2.- El papá de mis hijas es alemán pero no todos lo alemanes son (o han sido) nazis (y de ser nazi se hubiese casado con una aria no con una peruana).  Su padre era niño en la época de la guerra y perdió a su hermano de 18 años a causa de lo absurdo de las guerras. El papá de su mamá era un general italiano que  estuvo en un campo de concentración porque no se quiso poner bajo las órdenes de Mussolini.

3.- Condenar los ataques de Israel en Gaza no es ser antisemita. “Semita” es un término que se  utilizó originalmente en el ámbito lingüístico para referirse a una familia lingüística.  El grupo incluye a los árabes, arameos, judíos y etiopes. Visto así, tan semitas son los árabes como los judíos.

Ver:

Uso político del antisemitismo

Anuncios

8 Responses to Confusiones sobre el término antisemita

  1. Antijudíos son aquellos que quieren obligar a todos los judíos a identificarse con el sionismo.

    Los crímenes israelíes son condenables y los criminales deber ser perseguidos por los tribunales internacionales. En mis dos blogues he puesto artículos y videos suficientes para la reflexión.

    El argumento del antisemitismo es muy pobre. Y como lo señalas inapropiado. Es lo mismo con el holocausto: que ahora sirve para ocultar a las otras víctimas del nazismo: comunistas, socialistas, gitanos, negros, eslavos, etc.

  2. youngrabines dice:

    De hecho, el uso que hacen el Estado de Israel y la mayoría de medios de comunicación del término ‘antisemita’ es tendencioso. Como bien lo ha señalado Nila, ‘semita’ designa un grupo que incluye a los árabes, arameos, judíos y etíopes, si acaso más. Ser antisemita significa expresar alguna animadversión especial por cualquiera de los grupos humanos o culturas señaladas, no solo por los judíos. El antijudaísmo es un tipo particular de antisemitismo como lo es también cualquier encono especial que se tenga contra los palestinos, los jordanos, los libaneses, etc. De hecho, este último antisemitismo ha difundido el Estado de Israel (y las distintas administraciones de Washington D.C. de las que tengo yo memoria). Lamentablemente, la ‘neolengua’ orwelliana que impone el consenso fabricado desde Washington ha sellado en las mentes de millones la ecuación antijudaísmo = antisemitismo, con lo cual ha desterrado del universo ideológico “políticamente correcto” toda posible concepción de un antisemitismo no judío. De este modo, en neolengua, solo hay un vocablo para las ‘pobres y eternas víctimas’, los judíos, mas no para sus hermanos semitas, lingüísticamente huérfanos de un término que designe cualquier papel de víctimas en ellos. De hecho, ellos son los ‘victimarios’, los ‘malos’, los modernos ‘antisemitas’.

  3. jose carlos dice:

    todos los conservadurismos se terminan pareciendo. la retorica del miedo y el odio, la logica de “nosotros o los otros” y el fin justifica los medios. luego, la manipulacion de la historia y el conocimiento humano en favor de intereses de un grupo exclusivo. no hay espacio para la simpatia y la solidaridad con “el otro”.

    es un falso dilema elegir entre ser “judio”, “semita” o “israeli”, por un lado, y creer en la justicia para todos, por el otro. los judios que no cuestionan el holocausto de gaza traicionan la lucha de sus antepasados.

  4. Daniel Salas dice:

    Querida Nila:

    Ciertamente, no hay manera que yo suscriba los insultos que aquí refieres. Yo no creo que quienes se oponen a la política de Israel son necesariamente judeófobos. No creo que sea tu caso como tampoco lo puede ser el de los muchos ciudadanos de Israel que no están de acuerdo con las políticas de su gobierno.

    Sin embargo, sí hay racismo (especialmente en la extrema derecha). No se puede negar el oportunismo de estos extremistas a la hora de subirse al carro de las protestas contra Israel. No se puede negar, tampoco, la deplorable sobreposición de la esvástica sobre la bandera de Israel en varias de las protestas que he podido ver. Sin duda, tales usos resultan ofensivos y manifiestan un resentimiento que pocos están dispuestos a reconocer. Lo que yo veo en aquellas protestas es la idea de que hay un estado, hay una nación en el mundo que no tiene derecho a la autodefensa. Yo no sé cuánto soportaríamos los peruanos que un país vecino estuviese durante años lanzando misiles a nuestro territorio y cuyo gobierno incentive oficialmente el odio contra el Perú. Mi posición en este momento, después de haber examinado varias evidencias, es que Israel tiene derecho a defenderse de quienes exigen su desaparición. Si en ese acto se producen abusos y violaciones a derechos fundamentales, hay que denunciarlos con exactitud. Pero negar la naturaleza genocida de Hamás es un gravísimo error.

    Hamás difunde el odio a Israel en programas de televisión infantiles:


    Hamás persigue a sus opositores internos y no tiene problemas en matar a los palestinos que no siguen sus normas morales:

    Hamás llama por televisión a crear escudos humanos para proteger a sus líderes:

    Entonces si alguien se parece a los nazis en cuanto a su desprecio a la vida y a los otros no es el Estado de Israel. Sin embargo, es sobre Israel que recaen las condenas. Las reacciones de Israel son, en efecto, incomprensibles, si no se observa en qué consisten los ataques del otro lado. Ahora bien, las evidencias están allí. No son fabricaciones del Mosab ni de la CIA.

    Hace mucho tiempo, tuvimos un debate sobre las caricaturas de Mahoma. Yo estuve entre quienes condenaron la facilidad con la que se estereotipa a un grupo humano y el peligro que ello significa. Por oponerme a la blasfemia que agrede a un grupo políticamente debilitado, se me acusó a mí y a un amigo mío de enemigos de la libertad de expresión y de otras cosas peores (pedantería y locura, por ejemplo). Un grupo de chiquillios creía que la libertad consiste en hacer lo que nos da la gana, incluso al costo de incentivar las divisiones étnicas y el racismo. Me opuse a eso y me seguiré oponiendo a la caricaturización de cualquier grupo. La islamofobia es tan condenable como la judeofobia. Y se puede decir que quien de Alemania solo conozca un triste periodo de su historia, no sabe nada de Alemania. Como lo dijo Borges en los años 30: de un “germanófilo” sabemos que no está en absoluto interesado en la cultura germana. De la misma manera, quien vea en el Islam solamente la cara del terror, no sabe nada del Islam.

    No son las religiones, no son las razas ni las naciones los enemigos de la libertad, sino el cultivo del odio, la pobreza y la carencia de información. Pero por insistir en que debemos informarnos mejor y reflexionar sobre el derecho de la guerra, hay un necio que me ha llamado genocida e infanticida, un necio a quien, además, no le importan los muertos de Putis o Cayara, sino solamente aquellos que sirven para responsabilizar a un “Estado judío”. Con estos insultos, con estas caricaturizaciones, no llegamos a nada. Pero entonces observemos que estas descalificaciones se producen desde ambos lados. Ojalá se puedan superar a fin de llegar a un entendimiento más sensato y más moral de lo que ocurre.

  5. Estimado Daniel, creo que si Peru ocupara territorios bolivianos, pusiera trabas a la libre circulación en los territorios bolivianos ocupados, que los tuviera sitiados, que desde más de sesenta años Perú no respetara ninguna de las resoluciones de las Naciones Unidas exigiendo que se retire de los territorios ilegalmente ocupados. Si el gobierno de Perú mandara al ejército a destruir casas, cosechas y sembrados, que tomara presos a civilies, a miles de civiles y los tuviera presos sin juicio (la captura misma es prohibida por los convenios de Ginebra), si Perú hubiera dejado sin abastecimiento de energía a los territorios bolivianos, sin alimentación, sin medicinas, etc. ¿Crees que los bolivianos no tendrían derecho a defenderse? ¿Crees que los bolivianos no tendrían derecho ante la indiferencia de las grandes potencias de su derecho a un estado independiente y soberano que les fuera negado, digo, no tendrían derecho a sublevarse con los pocos medios que pudieran procurarse?

    Porque las cifras hablan solas. Los cohetes que mandan los palestinos al sur de Israel no han causado ni cien muertos. En el primer bombardeo de los aviones israelíes mataron más de docientas cincuenta personas. No se trata pues de una disproporción, se trata de un ejército armado con armas sofisticadas, modernas que ataca a una población que no tiene medios para defenderse. El problema no son los cohetes, digo, no son el problema original, es la ocupación ilegal, la colonización ilegal de los territorios palestinos el problema, es todo eso la fuente del conflicto que perdura. Entonces arguir que los israelíes tienen derecho a defenderse no viene al caso. La relación que se ha establecido es la de un colonizador y de un colonizado, de un opresor y de un oprimido. Por consecuencia el primer derecho es el de los palestinos que los dejen libres, que los dejen ejercer su soberanía en un estado libre e independiente, con derecho a tener todas las instituciones que poseen todos los estados de la región, incluido un ejército que pueda garantizar la vida de sus ciudadanos.

    En la relación opresor/oprimido es el opresor el que impone la violencia, el que elige los medios de la lucha.

  6. Daniel Salas dice:

    Carlos: Serían muy buenos puntos, pero la historia no es así. Gaza fue un territorio perteneciente a Egipto ganado por Israel en una guerra que Israel no inició. Israel finalmente se retiró de Gaza y así comienzaron los ataques con misiles. Hace tiempo que Gaza ha dejado de estar ocupada. Ciertamente, existe un bloqueo como consecuencia de los hombres bomba y los ataques con misiles Qassam.

    Sin el ejército poderoso con el que cuenta, Israel no habría sobrevivido los ataques de sus enemigos que fueron varios y muy poderosos.

    Como espero que se comprenda, no es culpa de Israel que Hamás no pelee abiertamente y tenga que recurrir a métodos particularmente crueles, escudándose en la población civil. Se le pide a Israel que cumpla resoluciones de las Naciones Unidas pero no se mide de qué manera ello es posible para una nación atacada por varios flancos.

    En tu relato olvidas que Israel nace de un proceso de independencia (igual que el del Perú) y olvidas a los palestinos que fueron expulsados de tierras árabes como a los judíos igualmente expulsados para, por cierto, forzarlos a vivir en esa lucha que no termina. También olvidas que la paz se ha podido firmar varias veces pero que siempre resulta imposible porque los palestinos exigen una cosita minúscula: la desaparición de Israel. Tampoco mencionas que Israel jamás ha iniciado alguna invasión. Los territorios fueron ocupados como consecuencia de los ataques de Egipto y Jordania.

    Para hacer una analogía como la que propones, es como si el Perú hubiera ganado la guerra con Chile y, como consecuencia de ello, hubiera ocupado el norte de aquel país. Imagina que décadas después Chile reclamara la devolución de las tierras que ellos perdieron porque quisieron invadirnos (pequeño detalle). Imagina, además, que después de hacer una guerra que no podían ganar y de haberse dedicado a tramar una venganza hayan quedado tan pobres que se hubieran visto obligados a buscar trabajo en nuestro país, que se lo permitamos y, como “agradecimiento”, ellos nos manden hombres y mujeres bomba. Imagina además que en el mundo se le reclamara al Perú por haber contado con un ejército más poderoso y mejor organizado. Imagina, además, que la opinión mundial sostenga que el Perú debe permitir que Chile se rearme para que se produzca una nueva guerra, esta vez en condiciones más “proporcionadas”. No, pues, no es así. La misión de un ejército es defender a la población civil de su país, no pelear duelos de honor en donde cada rival usa la misma arma. Los aliados ganaron al Eje porque fueron más poderosos y más decididos. En algún momento, era claro que el Eje no podría ganar y que lo que habría de continuar era lo más cercano a una masacre de los pocos soldados que quedaban. No era culpa de los aliados tal terquedad y habría sido absurdo que se les diera una tregua para que la guerra continúe.

    En Gaza se vive una situación terrible. Pero, nuevamente, si hay un embargo de parte de Israel es porque en algún momento se les tenía que acabar la paciencia. Parece, sin embargo, que abandonar el objetivo de destruir a Israel y “echar a los judíos al mar” es mucho pedir.

  7. Nila Vigil dice:

    Querido Daniel,
    La intención de este post no era discutir sobre quienes son los “buenos” y quienes los “malos” solo quería aclarar que se está usando el término antisemita de una manera equivocada y agresiva.
    Muchos condenamos loa ataques de Israel y eso no significa que apoyamos a Hamas.
    Saludos,
    Nila

  8. Miryam Yataco dice:

    Nila yo estoy contigo. Te enviare un articulo sobre el asunto. Que diria Edward said si estuviera vivo, como puede justificarse la matanza que estan haciendo conlos palestinos. El sionismo es un cancer, asi lo llams un intelectaul gallego — el lo llama la metastasis del nazismo —

    M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: