Nada más típico del racismo de las élites simbólicas que la negación del racismo

imagen tomada de aquí

En el programa “mesa de noche” que conducen  Jimena Lindo, Denisse Arregui y Renzo Schuller se produjo este diálogo:

Jimena Lindo: ¿Saben quién está en Cannes también?

Denisse Arregui y Renzo Schuller: ¿Quién?

Jimena Lindo: Normita Martínez y Magaly Solier

Denisse Arregui: ¿Qué hacen por allá?

Renzo Schuller: Están vendiendo chompas… (risas)

Jimena Lindo: (risas) Están vendiendo chullos

Estos comentarios, dichos en tono burlón, llevaron a que en distintos medios se discuta si estamos ante un caso de discriminación o no. La cuestión es que si por el hecho de que Magaly Solier sea una mujer andina, se la asocie con la venta ambulatoria de artículos de lana y no con que fuera invitada a un festival internacional de cine.

Ayer, Jimena Lindo ha escrito así en su blog:

Hace unos meses, en el programa Mesa de Noche que conduzco junto a Renzo Schuller y Denise Arregui, pronuncié la palabra chullo ligada a lo que estarían haciendo en el festival de Cannes las actrices Norma Martinez y Magaly Solier por lo cual terminé siento tildada de racista, envidiosa y prejuiciosa.  Por ello pido perdón a todos aquellos que se hayan podido sentir ofendidos ante mi comentario.

Como se ve, Lindo no reconoce que su comentario es discriminatorio sino que  “otros” así lo han visto.  Ella no admite que ha producido un comentario ofensivo sino que “otros” así lo han sentido; ella no es la racista, el problema es el de “los otros” que se pueden sentir ofendidos por su comentario “neutro”…

Un estudioso sobre el racismo discursivo, Teun Van Dijk, sostiene que  no hay nada más típico del racismo de las élites simbólicas que la negación del racismo. Aquí podemos ver una conferencia de Van Dijk sobre el racismo en España y América Latina:

Anuncios

12 Responses to Nada más típico del racismo de las élites simbólicas que la negación del racismo

  1. cmunozperez dice:

    Me encantó tu post. Los videos de Van Dijk son un excelente material para comprender la naturaleza de los comentarios de la tal Lindo.

  2. Rolando dice:

    Tienes razón, Nila, ese recurso infame y taimado de saltarse el problema. El asunto es que el racismo en Perú está encubierto. Las actitudes discriminatorias se ponen en práctica pero ¿cuántas personas aceptan que son racistas? ¿Cuántas serían capaces de aceptar que efectivamente ponen en práctica actos de exclusión? Si se hace una encuesta general, el 99,9% de peruanos diría que no es racista y está en contra de toda práctica discriminatoria (Jimena Lindo estaría encabezando tal negación de lo evidente.
    Saludos
    Rolando

  3. Guillermo dice:

    El texto de J. L. que se publica aparte de estar fuera de contexto, es un fragmento casi insignificante, frente al testimonio que nos da en el que no solo se arrepiente de lo que dijo y pide discúlpas sino que hace un voto por la diversidad. Ojalá todos los racistas del Perú dijeran todo lo que dice Jimena en ese texto. No tiene ningún sentido este oportunismo verbal de querer humillar a una persona que ha manifestado su posterior desacuerdo con lo que ella misma dijo. Por supuesto que dentro de nuestra cultura latino-católica, el racismo es negado cuando se filtra a través del doble discurso pero a nada nos va a llevar la violencia verbal apoyada sobre una seudoteorización oportunista.

  4. PC dice:

    Nila:

    En varias ocasiones, estoy de acuerdo contigo, pero, en este caso, no es así. Tü citas el siguiente pasaje:

    Jimena Lindo: ¿Saben quién está en Cannes también?

    Denisse Arregui y Renzo Schuller: ¿Quién?

    Jimena Lindo: Normita Martínez y Magaly Solier

    Denisse Arregui: ¿Qué hacen por allá?

    Renzo Schuller: Están vendiendo chompas… (risas)

    Jimena Lindo: (risas) Están vendiendo chullos

    Luego, en tus comentarios, aludes a que se generó una ola de respuestas sobre si había un tenor racista sobre las alusiones a Magaly Solier. Como el pasaje referido mismo señala, el comentario de los conductores fue referido a Norma Martínez y a Magaly SOlier, no solo a Magaly. Ergo, ¿por qué se manejó -y sigue manejando- como si hubiera habido un trato diferenciado hacia las dos actrices. en el pasaje referido.

    Respecto de no haber nada más exclusionista que negarlo, me parece una generalización no siempre fundada. Reconozco que, en distintas ocasiones, hemos caído en comentarios infelices con tilde segregacionista y, seguramente, muchos de ellos fueron inconscientes. Sin embargo, de ahí a asumir que todo aquel que no se asuma como discriminador sea más excluyente que los que, al menos, lo admiten, me parece que hay un salto amplio que no se condice con los hechos: no toda persona es racista, no todos consideramos a unos menos que nosotros, etc. Es más, en mi opinión (y como menciono en el mismo blog de Jimena Lindo, al comentar la nota sobre Magaly Solier), en diversas ocasiones, los “académicos” o los líderes de opinión (o diversas personas en general), en aras de combatir la discrimación basada en prejuicios, caemos en ver tal exclusión en cualquier hecho; o, me explico mejor, tenemos tan interiorizado (naturalizado, para usar un término más cercano al anñalisis crítico del discurso -ACD, dentro del cual se ubican, entre otros, Van Dijk-) la visión antiexlcusionista, que vemos percibimos y explilcamos las acciones en el mundo a través de ese lente antidiscrinador, y, en distintas ocasiones, forzamos la entrada de tales hechos en dicho lente.

    No me malinterpretes: negar que existe discriminación racial/étnica (y sexual, religiosa, de clase, etc.) implicaría ponerse una benda en los ojos; estoy de acuerdo. Sin embargo, no me parece que ello implique que siempre haya una lectura entre líneas detrás de un comentario o un aviso publicitario, por ejemplo. Nuevamente, sí, la noción de diferenciación en la interaación a través del discurso es parte fundamental del ACD; la “dogmatización” de tal ecuación es, precisamente, un aspecto que algunos (no solo los representantes del análisis de la conversación -CA-) cuestionan a tal marco insertado dentro de la teoría crítica.

    En mi opinión, Jimena Lindo y Renzo Schuller cometieron un desliz que, en un contexto de histórica segregación y ninguneo a las mayorías, como es el peruano, fue percibido como una raya más al tigre de la discriminación a los más marginados del país. En ese sentido, Lindo ha dado su versión de los hechos y ha planteado que todo fue una broma pensada como insignificante pero con repercusiones más allá de lo que, inicialmente, hubiera ella (y sus dos colegas de mesa) pensado. ¿En lo incosciente del comentario radica, precisamente, el trasfondo discriminatorio? Eso plantearon los comentarios y los enarboladores del ACD coincidirían con dichas reacciones. Personalmente, lo reafirmo, me parece que la dimensión del asunto surgió más del efecto rebote de los medios (y, a la luz de ellos, de la opinión pública) antes de los que los conductores dijeron y dejaron de decir. Sí, quizás, hubiera sido atinado, en aras de solicionar la fractura que Lindo misma cuestiona, plantear, al día siguiente del incidente, una disculpa (o aclaración, si se quiere) análoga a la que esgrimió en nsu posteo del último viernes en su blog. No obstante, más allá de ello, me parece que seguimos viendo más allá de lo evidente (nuevamente, como señalo en mi comentario ante la publicación de la actriz en cuestión) ahí donde, muchas veces, como decía algún profesor que tuve, solamente hay “ríos que van a dar a la mar”.

    Como de costumbre, me extendí sobremanera: disculpen ello, y agradezco la atención.

    Cordialmente

    Paulo César (PC)

    • Nila Vigil dice:

      Hola PC
      tú dices: “Sin embargo, de ahí a asumir que todo aquel que no se asuma como discriminador sea más excluyente que los que, al menos, lo admiten, me parece que hay un salto amplio que no se condice con los hechos”

      No se asume eso… sino que muchas veces con comentarios del tipo “yo nos soy racista pero...”, “cómo voy a ser racista yo si almuerzo con mi empleada“, etc. negamos que seamos racistas pero nuestros comentarios son racistas.

      Con esta entrada no quiero dar cuenta de lo que se dijo en el programa, que ya se ha hablado mucho sobre, eso sino del post de Lindo. Ella no acepta que su comentario es racista sino que los demás así lo interpretan.

      En mi post me he referido a las primeras frases del post de Lindo (y he puesto el enlace al mismo) pero eso que afirmo se puede ver a lo largo de toda la entrada. Aquí unas muestras:

      “Creo que han sido injustos conmigo y que las palabras fueron manipuladas”

      “Si yo hubiera sentido que hice el comentario como fue asignado por algunas personas, habría salido al día siguiente a pedirle perdón a Magaly y a todos. Pero no fue así”

      “Una de las cosas que sentí, es que a veces necesitamos encontrar culpables a través de los cuales canalizar nuestros propios miedos, dolores y frustraciones”

      “Si yo tuve que servir de carne de cañón para eso, pues en buena hora. ”

      En estos comentarios JL se pone como la víctima…No le veo yo que se arrepienta de lo que ella ha dicho. Creo que ella no es conciente de que ese comentario que hizo fue racista porque el racismo los peruanos y las peruanas lo tenemos tan internalizado dentro nuestro que no nos damos de cuán racistas podemos ser.

      saludos
      N

  5. PC dice:

    Sï, ¿pero por qué tiene que aceptar, necesariamente, que el comentario que ella (Jimena) virtió fue racista? Ese es el punto que señalo: fue una broma que fue percibida como racista más que concebida como tal. ¿No fue intencionalmente racista, pero, en el fondo inconsciente, lo fue? No estoy de acuerdo con ello; ese es, precisamente, mi punto: se comentó sobre Magaly SOlier y Norma Martínez como “vendedoras de chullos”; las réplicas, insisto, apuntaron a la diferenciación de los conductores de Mesa de Noche hacia Magaly vs. Norma; y la publicación de Jimena del último viernes surgen a raíz de dicha ola de comentarios. En ese sentido, aunque tú comentas sobre el posteo reciente de Jimena y no el comentario original, este último contextualiza, como punto de partida, el análisis del posteo mismo.

    El punto es, en sí, si consideramos que el no asumir como discriminador un comentario que generó todo un efecto en contra constituye una marca de racismo no reconocido. Varios, como tú, por ejemplo, consideras que sí (por lo menos, respecto de la entrada de Jimena sobre Magaly); yo no estoy de acuerdo. Por supuesto, es cuestión de puntos de vista.

    Al margen de neustras posturas, sí me parece interesante y productivo discutir estos temas y hacerlo de manera clara, sin ataduras, y lejos de rasguños de vestiduras y golpes de pecho.

    Gracias, nuevamente, por la atención, Nila

    Un saludo cordial

  6. PC dice:

    PD: Nila, te copio el enlace hacia otro comentario relativo a la publicación de Jimena y, en particular (es cierto), redpecto del revuelo en torno del incidente general (quizás, ya revisaste esta publicación, pero te la anoto de todos modos):

    http://metiendopata.blogspot.com/2010/02/el-racismo-en-el-peru.html

    Saludos

  7. Nila Vigil dice:

    En las conclusiones de una investigación leo:
    “Lo que resultamás curioso de este estudio ha sido el desarrollo de la noticia, que comenzó con una
    acusación y terminó con una serie de ataques a los acusadores, dejando a un lado a los propiamente discriminados y derivando en un despliegue de estrategias de representación social” (http://www.recercat.net/bitstream/2072/42912/1/TREBALL+ANTONIA+NGUYEN.pdf)
    Y me parece semejante a lo que ocurre acá.

    Con respecto a que se trata de una broma, ya muchos analistas críticos del discurso han señalado que esa es una estategia pasa encubrir o asolapar el racismo.

    • PC dice:

      1. Ataque han venido de distintos lados, críticas, también: yo me incluyo en el segundo grupo (no digo que me tildes de atacante, claro está).
      2. Al margen de que la directamente aludida (Magaly) haya manifestado que no se siente ofendida, es cierto que los que se han sentido tocados lo han estado no por defender a Magaly en sí, sino porque la discrimanción trasciende a los interlocutores hipotéticamente directos; es un diálogo entre discursos, diría el ACD, ¿verdad? En sentido, no comulgo con quienes sostienes que el caso se cierra porque Magaly no le ha dado importancia. Mi punto va más allá: siento que ha habido una generalización mayor y sobredimensionamiento de un hecho que, ante todo (como he repetido en varias ocasiones) fue leído como diferenciador.
      3. Sí, el ACD ha señalado que el discurso humorístico suele escondes una mirada discriminadora; nuevamente, ese es mi punto: siento que se está generalizando a todos los casos y, en mi opiniñon, insisto, el inciidente en cuestión no aplica para ello.

      Hoy, por ejemplo, discutíamos, en una clase, sobre si un aviso publicitario que, más allá de que no fuera concebido con fines excluyentes, pudiera ser herir susceptibilidades (por la historia de discriminaciones que circunda al público receptor -o parte de él, al menos, así no sea la audiencia objetiva necesariamente-) sebería ser difundido. Algunos señalan que sí; otros señalamos que aplicar ese razonamiento apriori puede resultar tan excluyente como el fenómeno que se activaría con el hipotético aviso. Por supuesto, la publicidad es, desde hace mucho, un canalizador (y catalizador) de estereoptipos y prejuicios (los de corte sexual o de género han sido una constante en los medios), pero ello no deriva en que 1, todos los anuncios lo sean; y 2 que tengamos, obligatoriamente, que pensar en las posibles repercusiones (sociales -no me refiero a las comerciales, por cierto; ello es rollo de cada empresa anunciante-) para condicionar una publicación/exhibición cualquiera. ¿Hacerlo sería más saludable? Seguramente, pero no considero que se deba condenar el proceder de otra manera.

      ¿Proteger al colectivo en aras de una sociedad más justa vs. cuidar la libertad individual ante todo: son aspectos irreconciliables? Esa discusión se maneja desde hace mucho y, claramente, no tengo yo respuesta para ello. Sí puedo decir que, muchas veces, en aras de lo primero, se ha trasgradedido lo segundo, inclusive, cuando lo primero no estaba en entredicho.

      Volviendo al posteo de Jimena, entiendo el punto que esgrimes, Nila: el no tomar conciencia de su propio racismo convierte a Jimena en un agente más que reproduce y, con ello, afianza dicho prejuicio (y consiguiene discriminación). El asunto está en que varios no estamos de acuerdo con la conclusión en vista de que no consideramos que hubiera un racismo escondido. Sí consideramos algunos (Jimena incluida) que, ciertamente, el comentario original hirió suceptibilidades, y que estas se amparan en la historia estratificada que posiciona a unos sobre otros y a estos, esos otros que “pueden ir a Cannes solo a vender chullos”… y que, ante ello, en retrospectiva, ¿se debería haber profesado el comentario (comentarios) en el programa? Jimena dice que no; en ello consistió su disculpa. ¿No es sincera?…¿o, al menos, consciente de lo que en verdad hizo? SObre eso hemos estado discutiendo en tu blog, en el de la propia Jimena… y en otros por ahí en los que no me he aventurado a meter mi cuchara. Claramente, sí creo que Jimena, Renzo y Denise no pensaron que la “chacota” iba a tomar tanto revuelo, pero no comulgo, pues, con el cariz racista que se le ha adjudicado a esta.

      En fin, está claro en que no estamos de acuerdo, Nila: entiendo tu punto de vista y el de los que piensan como tú; simplemente, no tengo un análisis semejante del asunto. Eso sí, nuevamente, me parece perfecto que intercambiemos opiniones sobre estos temas y agradezco que te tomes tiempo en responderme. No celebro, más bien, ataques y, sobre todo, achaques llenos de bilis y vituperios de algunos de los posteadores tanto contra Jimena como contra los que comparten tu punto de vista. Me parece que el ACD asumiría dicha retaíla de insultos como evidencia de intolerancia y de resentimiento (para muchos de los blogueros, no solo comprensible sino justificable); eso es ya tema de otra intercambio, creo yo.

      Un saludo cordial

  8. QOAKIRA dice:

    Hola.
    Aqui hay mucho floro.
    El Peru es un pais racista y punto.
    Esto se ve diariamente en cualquier hogar peruano.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: