Directora de carrera de educación de USIL entorpece trámites de bachillerato de egresados de EIB

febrero 11, 2020

La Universidad San Ignacio de Loyola tiene un reglamento de grados y títulos que establece:

TÍTULO II GRADO DE BACHILLER

ARTÍCULO 5º: Requisitos a cumplir Para obtener el grado de Bachiller, los estudiantes deberán cumplir con los siguientes requisitos:

5.1 Aprobar el total de créditos exigidos por el plan de estudios de la carrera correspondiente, el mismo que está conformado por un mínimo de 200 créditos académicos, de los cuales no menos de ochenta (80) necesariamente deberán haber sido cursados y aprobados en esta Universidad.
5.2 Aprobar todos los cursos obligatorios del plan de estudios correspondiente a la carrera.
5.3 Conocimiento del idioma inglés de conformidad con los requerimientos establecidos por la Universidad en la directiva sobre la materia.
5.4 Presentar y aprobar un trabajo de investigación.
5.5 Cumplir un mínimo de seiscientas (600) horas en alguna modalidad formativa. Cada facultad puede emitir directivas con detalles particulares sobre la modalidad formativa
(prácticas pre-profesionales, internado u otra) aplicable a sus carreras.
5.6 Cumplir con realizar actividades de Responsabilidad Social y Servicio Institucional
conforme a las disposiciones de la Directiva correspondiente; o cumplir con al menos una participación en actividades en el extranjero, previa aprobación del Programa Global Leadership Skills.
5.7 Cumplir con todas las obligaciones económicas y otros compromisos contraídos durante su permanencia en la Universidad.
5.8 No tener documentos pendientes de entrega en su expediente.
Los estudiantes de pregrado CPEL están exceptuados de cumplir con los requisitos de los
numerales 5.5 y 5.6 dada la naturaleza del programa La Dirección de Carrera podrá convalidar los requisitos 5.3 y 5.6 que los estudiantes que estén cursando una segunda carrera hayan cumplido en la primera carrera en la Universidad. Los demás requisitos para obtener el grado de bachiller en la segunda carrera, deberán ser cumplidos a cabalidad, según lo establecido en la Directiva correspondiente.

ARTÍCULO 6º: Requisitos para presentar el Trabajo de Investigación
6.1 A partir del noveno ciclo de su carrera, los estudiantes podrán presentar en su facultad sus propuestas de trabajos de investigación.
6.2 Los estudiantes pueden optar por los siguientes tipos de Trabajos de Investigación:
Artículos Científicos (papers), Estudios de Pre-factibilidad, Proyectos de Arquitectura (sólo para estudiantes de la Facultad de Arquitectura), o Investigación Aplicada, los cuales deben estar comprendidos en las áreas y líneas de investigación de la Universidad. Esto último es informado por el Vicerrectorado de Investigación.
6.3 La presentación del Trabajo de Investigación, en cualquiera de sus tipos, se puede realizar de manera individual o grupal. Los grupos podrán estar conformados hasta por cinco (5) estudiantes, todos pertenecientes al mismo programa académico o carrera. La Dirección de Carrera o Programa puede establecer un número máximo de integrantes inferior al antes señalado.
6.4 Los lineamientos para el desarrollo de los Trabajos de Investigación se encuentran
regulados en las guías para cada tipo de Trabajo de Investigación, en la Guía de Estilo
Editorial USIL así como en otras normas internas que dicte la Universidad sobre la materia e informe oportunamente a los estudiantes.

ARTÍCULO 7º: Evaluación del Trabajo de Investigación
La facultad evaluará si el Trabajo de Investigación presentado cumple con los requisitos
mínimos para su aprobación. Los criterios de evaluación, así como los requisitos para la
aprobación de Trabajos de Investigación se encuentran detallados mediante directiva.

DIRECTIVA NORMAS PARA EL DESARROLLO DE TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN (PARA OBTENER EL GRADO DE BACHILLER)

MODALIDAD REGULAR

El Trabajo de Investigación es desarrollado y aprobado en uno de los cursos del plan de estudios, según la dirección de Carrera lo defina. Las actividades conducentes a la presentación del Trabajo de Investigación se encuentran detalladas en el procedimiento (Modalidad Regular)”.

ESTE PROCEDIMIENTO señala:

DISPOSICIONES GENERALES.-
6.1. El trabajo de investigación deberá ser desarrollado por el estudiante y presentado según los lineamientos establecidos en la directiva “DB-VIN-007 Normas para el Trabajo de Investigación”.
6.2. La dirección de Carrera/Programa establecerá el curso de la malla curricular en el que se desarrollará el Trabajo de Investigación.
6.3. Los cursos-bloque contarán con un máximo de treinta (30) estudiantes.
6.4. La aprobación del trabajo de Investigación está sujeto a la evaluación del mismo y a la aprobación del curso donde fue desarrollado.
6.5. El registro del cumplimiento del requisito de Trabajo de Investigación en el ROGAB se realizará dentro del plazo establecido en el procedimiento “PB-VIN-002 Registro y Publicación de Trabajos de Investigación”, posterior a que la Dirección de Carrera/Programa realice el envío del DVD-Editable al área de Biblioteca.

Así, los alumnos de EIB del  X ciclo de la Universidad San Ignacio de Loyola realizaron el curso y aprobaron sus trabajos de investigación como lo ordenan los procedimientos. Estos trabajos fueron realizados en mi curso y yo se los aprobé, aunque a ella también se le dio por hacer una rúbrica y corregir y los aprobó, también con “muy bueno”.  Los estudiantes  han cumplido con entregar el DVD a la directora de carrera, pero ahora ella se niega a dar trámite al expediente y les pide más “correcciones”.

Copio aquí lo que les pide:

Luego de la revisión de su trabajo de investigación, se les solicita revisar y levantar las siguientes observaciones:

  • Carátula según modelo
  • Corregir formato general (tipo y tamaño de letra, espaciado, justificación, etc.)
  • En el Capítulo IV: Sería bueno hacer un recuento del proceso de análisis de datos que se supone han realizado para llegar a los Resultados que muestran. A primera vista sólo parece una enumeración de conceptos.
  • Para poder evaluar el Capítulo V: Conclusiones, se debe tener la información del punto anterior.
  • Adjuntar:

Matriz de Consistencia (completar información)

Instrumentos de Recojo de Datos

Tabla de triangulación de subcategorias

Tabla de datos de transcripción y codificación

Validación del instrumento

  • Revisar la relación de anexos y ver cuáles van realmente en ese apartado.

Saludos,

Patricia

Directora

Facultad de Educación

Pero, como repito, el trabajo ya había sido aprobado dentro del curso, como lo establecen los procedimientos de la universidad. Incluso, la directora de carrera lo aprobó con “muy bueno”, a pesar de que a ella no le tocaba evaluar. Los estudiantes ya habían levantado las observaciones, pero ella se las vuelve a pedir y les dice que si siguen tardando en levantarlas, su grado les será entregado en setiembre, octubre… Cada semana que ellos demoran, ella sigue dilatándoles los meses de entrega de su diploma. Como docente, aliada de pueblos indígenas, a pesar de ya no trabajar en la USIL por la inmoralidad e incapacidad de esa universidad, le escribí y le dije que no estaba de acuerdo con sus caprichos y/o represalias y esta es la carta de respuesta que recibí:

Señora Vigil y estimados alumnos,

Las observaciones básicas por las que se devuelve el trabajo al grupo son de :

Formato:

  • La carátula y el estilo y formato Estilo USIL y APA deben respetarse. Esto es indubitable. No formaron parte de la rúbrica porque son indicaciones obvias que debe dar el docente al inicio del curso. Sin embargo, sí fueron enviados a todos los alumnos como adjunto en el instructivo de fin de ciclo. Se adjuntan nuevamente.

Fondo:

  • El contenido del trabajo es muy bueno y así fue calificado en la rúbrica. Sin embargo, en la rúbrica también se indicó que debía presentarse los instrumentos de investigación (puntaje 0) así como otros documentos que confirman la evidencia de la investigación (puntaje 0), como lo exige la Sunedu.  Lo que se está pidiendo es que resuelvan esta observación que fue enviada en primera instancia en diciembre pasado.
  • Adicionalmente se sugiere una redacción más clara en el capítulo de Resultados. Esto es una sugerencia para mejorar la facilidad de la lectura.

Como puede ver, no se les está dando indicaciones adicionales y, mucho menos, creo que es puede usted mencionar la palabra ‘represalias’ o ‘caprichos’. Por favor, invoco a su moderación como docente que es.

Saludos muy cordiales,

Patricia

Lo que la señora Cateriano muestra en este correo es su total ignorancia en la investigación. Y es que  dada la naturaleza de la investigación, no se necesitaban “evidencias de investigación” y, además, si el trabajo no las hubiera evidenciado, este  no se debería haber calificado como “muy bueno”, tanto por ella como por mí, la profesora del curso, porque, regresemos a su primera comunicación:

En el Capítulo IV: Sería bueno hacer un recuento del proceso de análisis de datos que se supone han realizado para llegar a los Resultados que muestran. A primera vista sólo parece una enumeración de conceptos.

Si solo pareciera una enumeración de datos y no fuera claro el proceso de análisis, ¿cómo, entonces, el contenido del trabajo en su totalidad le parece muy bueno?

Otro punto, la SUNEDU en ningún momento exige lo que la señora Cateriano aduce; entonces, la directora de carrera, no solo demuestra desconocimiento de las normas de su propia universidad, sino también desconocimiento de lo que norma la SUNEDU.

Quisiera señalar, como último punto respecto al contenido de los trabajos de los estudiantes, que la señora Cateriano, tiene un pregrado en administración y  un posgrado en tecnología de la educación, que los trabajos de los estudiantes son de Educación Intercultural Bilingüe, especialidad en que la señora no sabe absolutamente nada.

Una persona así o es una total mentirosa o es una incapaz, ambas cosas no se condicen con las cualidades que debería tener una directora de carrera de una facultad de una universidad de prestigio.  Esto está perjudicando a los egresados EIB que deberían tener sus grados de bachilleres en educación para poder presentarse a las plazas de EIB, recordemos, una vez más, que esas becas se hicieron para  cerrar las brechas en educación. Pero qué podemos esperar si a los egresados recién se les dan sus diplomas de bachiller en educación en octubre, cuándo entonces se les dará los de licenciados/as y todo esto porque hay una persona en una universidad que no quiere hacer las cosas bien.


Sobre falta de ética del profesor Miguel Ángel Rimari Arias de la Facultad de Educación de la USIL (Última actualización, 24 de diciembre)

diciembre 24, 2019

Última actualización

Hoy 24 de diciembre de 2019 les dejo esta última actualización. A la decana Liliana Sarria la despidieron de la USIL pero no por este asunto, por alguna otra cuestión administrativa, ahora la Facultad de Educación está con la decana encargada de Humanidades, quizá si quisieran hacer algo bueno, deberían copiar a la Universidad Peruana Cayetano Heredia y no tener dos facultades y que la doctora Norma Reátegui, persona que sí merece mi respeto, académico y moral,  sea la decana de todo.  En la Facultad de Educación hay una Directora de Carrera, ella ha ratificado a Rimari como coordinador académico, esto me recuerda a eso que decían los/as viejos/as: “la educación no se da en la escuela.”

Actualización del 24 de abril

Después de tantos meses y de ver que la universidad no ha hecho nada, solo me queda decir que me decepciona. Mi denuncia en el libro de reclamaciones quedó en absolutamente NADA. Mi comunicación con las autoridades fue que quizá el señor no lo hizo de mala fe sino que “se equivocó”. Todo sigue igual. Ya no escribiré más sobre el asunto que todo quede en la conciencia de quienes avalan a los “profesionales de la falsedad” Ojalá Pronabec tome nota de estas cuestiones.

Me han dicho que no haga esto público, que me tacharán de persona problemática y que con ello me será difícil conseguir trabajo, parece que así se mueven las cosas en los ámbitos laborales. Lo he meditado mucho y no me puedo callar. Me aconsejaron hacer una denuncia anónima para protegerme, pero ¿de qué me tengo que proteger? Yo crecí en una familia de personas honestas, mi papá fue abogado penalista, vocal y juez ad hoc y, cuando lo fue, se dijo de él que fue un “triunfo del nuevo derecho” y con esos valores me criaron.  Debo decir, además, que en este asunto estoy bastante lejos de ser problemática, que intenté, desde el principio, buscar el diálogo, pues intenté, vanamente, comunicarme con  la decana de educación (ahora me han dicho que en esa época estaba de vacaciones) y con el vicerrector académico de la USIL, Carlos Mejía Bejarano;  al no tener respuesta satisfactoria, al ver que la persona sin ética sigue trabajando en la universidad, en un cargo tan delicado como la formación de docentes y la de coordinar la  formación de los jóvenes que estudian las carreras de Educación Inicial Intercultural Bilingüe y Educación Primaria Intercultural Bilingüe, es que siento que el silencio es cómplice y que es necesario, aunque se me diga problemática, hacer pública esta lamentable falta de ética porque yo no sigo el código de la ormeta.

El 15 de febrero de 2019, en el repositorio USIL encontré este artículo de la   Revista Educación de la Universidad de Costa Rica.

Publicado el 21 de junio de 2018

Captura 1

En la nota a pie de página  2 (2018_Aguinaga_Modelo-contextualizado-de-inclusion-educativa(1))  sobre el profesor de la USIL Miguel Ángel Rimari  se consignaba:

Licenciado en Educación y Magister en Gestión Educativa otorgados por la Universidad (sic.) Pontificia Universidad Católica de Lima- Perú (sic.). Es docente universitario de pregrado de la facultad de Educación y de postgrado (sic) donde desarrolla la disciplina Metodología de la Investigación. Como coordinador de Investigación Educativa de la Escuela de Postgrado (sic) de Educación de la Universidad San Ignacio de Loyola de 2008-2015 asesoró varias tesis de maestría con resultados satisfactorios.  […]

Como su compañera de trabajo, sabía que el profesor Miguel Rimari no era licenciado por la PUCP sino, por el pedagógico de Monterrico y que tampoco tenía el posgrado por la PUCP, hice las verificaciones en la SUNEDU y confirmé que el profesor Miguel Angel Rimari Arias, DNI 06946354, es bachiller por la PUCP según la SUNEDU y quien sí tiene el grado de magíster en gestión de la educación por la PUCP es Wilfredo Tomás Rimari Arias, 21254399. 

Esto es una falta a la verdad, esto también es una falta al reglamento del docente de la USIL, artículo 4, “Son deberes de los docentes” inciso J: “Ejercer la docencia con rigurosidad académica, respeto a la propiedad intelectual, ética profesional, independencia y apertura conceptual e ideológica.” (énfasis mío)

Al percatarme de esto, envié un correo electrónico al vicerrector de ese entonces, Carlos Mejía Bejarano, con copia al profesor Miguel Rimari, pensé que esta falta a la ética abriría una investigación y le exigiría su renuncia; sin embargo, para mi sorpresa,  desde el vicerrectorado recibí esta respuesta de la asistente del vicerrectorado académico, Claudia Rengifo Meléndez:

Con relación a la información que nos remite, es importante precisar que el Registro Nacional de Grados y Títulos que administra la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria no es constitutivo sino más bien declarativo. Sin perjuicio de ello, agradecemos su interés en escribirnos y le informamos que la Universidad San Ignacio de Loyola cumple con validar los grados académicos y títulos profesionales de todos nuestros docentes y trabajadores administrativo.

Una respuesta que no contestaba mi preocupación.

El viernes 22 de febrero, al hacer una nueva entrada a la página del artículo vi que había una nueva versión ( document(11))  con los grados del señor Miguel Rimari corregidos, ahora decía:

“Bachiller en Educación por la Pontificia Universidad Católica del Perú; y Magister en Gestión de Instituciones Educativas otorgado por la Universidad Católica San José.”

Pero el señor Miguel Rimari se posgraduó el 27 de noviembre de 2018, es decir, luego de que se publicó el artículo, 21 de junio de 2018. (Se puede ver la foto de su graduación junto con la decana de la facultad de educación de la USIL, Liliana Sarria, en este enlace de Facebook, inserto también las fotos bajadas de esa página para que se vean las pruebas,  por si el delincuente (y es delincuente porque, según tengo entendido, es delito de falsedad genérica usar los grados de otra pesona) pide que las borren:

46800539_10211453741653446_8123376628257521664_n

46800921_10211453716972829_6294816352347619328_n

Escribí a la revista a preguntar sobre la dos versiones del artículo y la respuesta de la licenciada Mariana Lacayo Cárdenas, responsable de la revista, fue:

Estimada Nila

Esta revista toma las credenciales de autor de la carta de originalidad que los autores envían, según se indica en las normas de autor.

En caso de que se requiera algún ajuste, se realiza según la solicitud del interesado.

Entiendo que usted hace referencia a una situación que se sale de las competencias de esta revista, la cual debe abordarse en las instancias respectivas.

Saludos cordiales,

Esta respuesta no hace sino comprobar que el profesor Miguel Ángel Rimari Arias, al verse descubierto por mi acusación, ha pedido que se corrijan los datos, lo cual no lo exime de haber usurpado los grados de otra persona y no se ha pedido la renuncia al profesor Rimari, lo que preocupa, duele e indigna.

Y es que Miguel Angel Rimari mandó esos datos falsos porque él así lo quiso hacer, él faltó a la ética: las normas de autor dicen:

Currículum vítae breve. Un currículum vítae académico de cada persona autora, de
una longitud máxima de 250 palabras y en forma de párrafo. Este currículum debe ser enviado junto con el artículo, en formato word y en un archivo separado. En este se debe indicar: el nombre con que se desea aparecer en el artículo, si se llega a publicar; máximo grado académico obtenido y su respectiva disciplina, principales cargos que ha ocupado, lugar actual de trabajo, la lista de sus publicaciones más importantes y correo electrónico. (énfasis mío)

Actualización 1: Como Miguel Rimari tenía como máximo grado académico obtenido el de bachiller (licenciatura no es grado) y le pareció poquito, mandó el máximo grado de Wilfredo Tomás, su hermano.

Actualización 2 : Acabo de entrar al Repositorio USIL hoy 27 de febrero a las 7 y 03 y todavía tienen la página con los datos falsos el señor Rimari.  Es decir, la primera versión: http://repositorio.usil.edu.pe/bitstream/USIL/3668/1/2018_Aguinaga_Modelo-contextualizado-de-inclusion-educativa.pdf (No sé cuánto durará en en internet pero ahí está).

Actualización 3: En el repositorio USIL figura una tesis de maestría, asesorarada por Miguel Rimari, de donde sale el artículo en el que se pone como coautor (http://repositorio.usil.edu.pe/bitstream/USIL/2114/2/2015_Aguinaga.pdf )  y un trabajo de investigación para bachillerato. http://repositorio.usil.edu.pe/bitstream/USIL/3564/2/2018-Quevedo-Lezama.pdf En ambas el asesor figura como “Doctor” sin tener ese grado.  Esto también es falta a la ética que la universidad, o la facultad de educación, en todo caso, le permite y debería pedirle que corrija. Asimismo,  Rimari ha sido miembro de jurado de mucha tesis  de grado y posgrado, a pesar de no tener el posgrado en la fecha en que sustentaron, para ser miembro, debería tener su grado reconocido por la SUNEDU.

  Actualización 4: Hoy, 6 de marzo de 2019, el repositorio USIL ha actualizado la revista con los datos correctos del señor Rimari, Esto me hace pensar que  alguien con ética ha aparecido en la USIL a poner orden; ojalá que esa persona con  pida la renuncia del señor Rimari y de las personas que quisieron encubrirlo.

Actualización 5: la versión corregida dice:

Bachiller en Educación por la Pontificia Universidad Católica del Perú; y Magister en Gestión de Instituciones Educativas otorgado por la Universidad Católica San José. Es docente universitario de pregrado de la facultad de Educación y de postgrado (sic) donde desarrolla la disciplina Metodología de la Investigación. Como coordinador de Investigación Educativa de la Escuela de Postgrado (sic)  de Educación de la Universidad San Ignacio de Loyola de 2008- 2015 asesoró varias tesis de maestría con resultados satisfactorios. Ha escrito y publicado varios artículos pedagógicos en revistas pedagógicas de (sic) Perú, como SIGNOS, del Consorcio de Centros Educativos Católicos; en EDUCANDO de la Institución Docente (sic) Derrama Magisterial y en AUTOEDUCACIÓN del Instituto de Pedagogía Popular. Los temas abordados se han orientado (sic) fundamentar la gestión del docente y el aporte de modelos de documentos normativos (elaboración del proyecto educativo institucional, plan anual de trabajo, proyectos de innovación, entre otros), desarrollo y evaluación por competencias (elaboración del proyecto curricular de centro, elaboración de unidades didácticas,evaluación por competencias, los indicadores de evaluación) y habilidades blandas para los profesionales en educación (couching y empowermen (sic) educativo, autoestima docente, habilidades directivas, la asertividad en educación). Ha participado en varias investigaciones en los temas: El desarrollo y evaluación por competencias y el desarrollo de las habilidades blandas para los profesionales en educación (couching y empowermen (sic) educativo,autoestima docente, habilidades directivas, la asertividad en educación) , cuyos resultados lo (sic)  ha presentado en varios eventos en calidad de ponente en la Universidad Pontificia Universidad Católica de Lima y (sic)  la Universidad San Ignacio de Loyola de 2008- 2015 asesoró varias tesis de maestría con resultados satisfactorios.

Al respecto:

1.-  Ha asesorado tesis de maestría sin tener el grado de maestría.

2 Derrama Magisterial no es una institución docente sino una institución de seguridad social privada.

2 La revista del Consorcio de Centros Educativos Católicos no se llama Signos sino Signo educativo

3. Se mezclan las investigaciones de Wilfredo Tomás y Miguel Ángel

4. No encuentro envidencias de publicaciones en las revistas de la Derrama o de Instituto de Pedagogía Popular.

Actualización 6:

Mis motivos para pensar que hay una persona ética es porque luego de todos los correos que escribí sin respuestas, uno de ellos sí obtuvo respuesta inmediata, el que escribí a la Secretaría General de la USIL, la persona que me contestó fue muy amable y me dijo que la universidad realizaría las investigaciones correspondientes, poco después se rectificó el repositorio. Espero que no sea casualidad.

Actualización 7:

Captura
Si le hacen click a HTML y extraen después index.html verán abajo que hay “Notas” y “Notas de autor” la primera con los datos falsos y la segunda con los datos corregidos luego de mi denuncia. Yo no sé qué espera Miguel Rimari para renunciar.

Actualización 8, 9 :

Mi denuncia es hacia Miguel Ángel Rimari Arias, no hacia la USIL, creo que una persona no debería manchar a una institución y que la institución no debería permitírselo; es más, debería exigirle su inmediata renuncia. ¿qué esperan sus superiores?  La decana me dijo el martes 12  de marzo que eso no dependía de ella, pues no sé de quién depende pero alguien debe tener la responsabilidad de pedirle su renuncia. Esto no se limpia diciendo que el señor se equivocó, ya he demostrado, hasta la saciedad, que no ha habido equivocación, que fue él quien mandó los datos falsos, él es quien  ha cometido una falta  a la  integridad científica y una persona con ese perfil o “prontuario”, hablando en buen romance, no debería ser el coordinador académico de ninguna facultad y menos de una de educación.  En esa facultad, además, se forman estudiantes EIB, en esa universidad, además, hay becarios del Programa de Reparación en Educación – PRED Víctimas del Proceso de Violencia (1980 – 2000). Es, pues, una universidad que, con mayor razón,  debe recordar y poner  en práctica  las conclusiones 170- 171 del informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación:

170 La CVR propone que el gran horizonte de la reconciliación nacional es el de la ciudadanía plena para todos los peruanos y peruanas. A partir de su mandato de propiciar la reconciliación nacional y de sus investigaciones realizadas, la CVR interpreta la reconciliación como un nuevo pacto fundacional entre el Estado y la sociedad peruanos, y entre los miembros de la sociedad

171 La CVR entiende que la reconciliación debe ocurrir en el nivel personal y familiar; en el de las organizaciones de la sociedad y en el replanteamiento de las relaciones entre el Estado y la sociedad en su conjunto. Los tres planos señalados deben adecuarse a una meta general, que es la edificación de un país que se reconozca positivamente como multiétnico, pluricultural y multilingüe. Tal reconocimiento es la base para la superación de las prácticas de discriminación que subyacen a las múltiples discordias de nuestra historia republicana.

Para este nuevo pacto social, para esta reconciliación nacional, donde se deben formar  jóvenes que sean los profesores encargados de cerrar las brechas en la educación,  obvio que necesitamos de coordinadores académicos con valores y ética .

 

Actualización 10

Captura

 

Una persona me mandó por inbox este mensaje. Al respecto.

  1. La frase no es de Sócrates, si se las quiere dar de culto, que se las de bien,  Amicus Plato sed magis amica veritas  se le atribuye a Aristóteles
  2.  La verdad está hartamente explicada en este post.
  3. El señor niega en su perfil de Facebook que estudió en la IEP Monterrico, se avergüenza de que solo hizo una complementación pedagógica para el bachillerato PUCP, ¿dónde está ser amigo de la verdad?
  4. Lo que digo no es una infamia: según la RAE “maldad, vileza, descrédito, deshonra.” Yo no estoy deshonrando a nadie, estoy diciendo la merita verdad, el señor es un DELINCUENTE, ¿se los explico con títeres? ¿llevó él ética alguna vez en su vida? ¿moral?¿conoce la palabra
  5. ¿Por qué gente de “calidad educativa” permite esta descualificación educativa y se molesta por cosas que, en verdad, son nimias… ¿Dónde está la ética, señores

 

Actualización 11:

En la actualización 10 me preguntaba por la dirección de calidad educativa de la USIL, conocí a su director, se llama Alex Sauter, me citó a una reunión una vez, pensé que era porque quería mejorar las cosas en esa institución, me equivoqué, me citó para tratarme mal por el hecho de reclamar y hacer públicas (en correos a Pronabec al Minedu a la Defensoría del Pueblo) las cosas que en la USIL no funcionan. El señor no sabe comportarse con las personas, no tiene trato. Presenté una queja a la USIL por hostilidad laboral, el señor mandó una respuesta en la que sostenía que nunca me maltrató y que la reunión había sido franca y cordial. Capital humano le dio la razón a él y me dijo que su investigación había sido imparcial. No lo fue, mandé una carta de respuesta señalando que si para el señor Sauter la forma en que me trató fue cordial, le aconsejaba que descarte que sufre de trastorno semántico pragmático. Presenté una queja a USIL por medio del libro de reclamaciones por el maltrato. NUNCA ME CONTESTARON


Pronabec ha perdido los documentos que hicieron elegible a USIL para la beca EIB de la promoción que egresa este año

diciembre 18, 2019

Hace tiempo que vengo denunciando irregularidades en la beca EIB que ofrece la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL). En un post anterior hablé de un requisito, no contemplado por su beca, que pretende imponer la USIL a los egresados un pago por asesorías para que puedan presentar sus tesis, a pesar de que los estudiantes han llevado más de 500 horas académicas de tesis.

Tantas horas de tesis se habían estipulado precisamente para que los estudiantes terminen la universidad con sus tesis listas y es por ello que le escribí a PRONABEC para tener acceso al expediente que envió USIL para ser declarada elegible y poder ofertar las becas. Pero para mi sorpresa esta ha sido la respuesta recibida:

Captura

Entonces, Pronabec no tiene documentos importantes que debería tener y esto es grave y cuando les pregunto, cómo puedo hacer entonces, me responden:

Captura2

Estas no son respuestas satisfactorias sino más bien muestras de irregularidades, de que algo se pudre no en Dinamarca sino en Pronabec y aquí debería de actuar la Contraloría, la Defensoría del Pueblo, la Digeibira, esto no puede quedar impune.


El peligro de la Educación Intercultural Bilingüe en Ecuador

septiembre 7, 2014

logo_conaie

Este es el primero de una serie de post en los que hablaré sobre el Peligro de la EIB en Ecuador. Aquí me limito a dar a conocer la palabra de una maestra de la CONAIE a quien conozco, respeto y quiero muchísimo. No pondré su nombre hasta que ella me dé la autorarización para hacerlo. En honor a maestros y maestras EIB, al derecho que tienen los niños y niñas a ser educados desde su lengua y desde su cultura.  Reinaguro este blog. No cn mis palabras sino con los de una maestra indígena.

“Le cuento que este gobierno de Correa, utiliza un doble discurso hacia afuera aparece como revolucionario, pero las políticas que toma al interior responden a la misma derecha de siempre. Su política es terminar con los movimiento sociales y con la organización de la CONAIE. Con este objetivo ha cooptado dirigentes con puestos de la burocracia. Mediante sus programas de los días sábados insulta a los indígenas de indios atrasados,, indios roscas, siquinawis, Se mofa de todo quienes pensamos diferente. Es peor, los dirigentes del sindicato de profesores somos perseguidos, sentenciados a 8 y 10 años de carcel. Bajo esta política de criminalización de las luchas sociales, el direccionamiento de la educación ha sido fundamental para este régimen. El SEIB fue una lucha lograda por la CONAIE, hemos trabajado con el SEIB en forma descentralizada durante 25 años, sin embargo, desde que entró este gobierno poco a poco fue limitando y destruyendo nuestra educación. Para ello reformó la ley de educación, bautizándola como “intercultural” y bajo este término masificó toda a la educación, Nos quitó todo el presupuesto, las facultades de administración y concentró todo en el ministerio de educación. Con ello cerró todas las instituciones de educación bilingüe y de los pueblos indígenas. Por tanto cerró las direcciones provinciales de educación bilingüe y al personal que allí laborábamos nos despidió en forma intempestiva. Estas direcciones de educación bilingüe se convirtieron en instancias de administración de la educación monolingüe bajo la nominación de “Distritos y circuitos interculturales”. Este proceso inició desde el año 2010 con las reformas a las leyes educativas y la ley de servicio público. El derecho a la educación bilingüe de los pueblos indígenas está constando en el Art. 347 y Art. 57 de los derechos colectivos, que manda Fortalecer el SEIB, las lenguas de las nacionalidades. Como usted podrá percibir eso es letra muerta, el gobierno hace lo que él quiere, se cree envestido de autoridad única omnipotente. Como consecuencia de ello, al momento estoy desempleada, junto con 1385 funcionarios técnico docentes que fuimos cesados desde el 27 de febrero del 2014. Las dichas escuelas bilingües, al momento están supervisadas y monitoreadas por los mismos mestizos de siempre, especialmente por los que responden a las filas de AP alianza país, flecha verde agua. Además cerró la AMAWTAY WASI.”


Pistas para estudiar la oralidad

junio 22, 2014

El Primer Seminario: Oralidades, Literaturas e Interculturalidad y Primer Encuentro Prácticas en Interculturalidad con comunidades indígenas, organizado por el grupo de investigación MERAWI del Departamento de Lenguas de la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia se llevó a cabo los días 30, 31 de mayo y el 1 de Junio de 2012. Yo asistí gracias a la invitación de mis queridos amigos Magnolia Sanabria y Edwin Agudelo a quienes les tengo el más prófundo reconocimiento.

Mi ponencia intentaba deslindar las confusiones que se hacen muy fácilmente entre lengua oral y oral. Aquí la he puesto y ojalá que despierte interés. Está dedicada a dos maestros, dos pioneros de los estudios de la oralidad en nuestro país, por fortuna también, dos grandes amigos míos: el maestro Juan Biondi Shaw y el Maestro Eduardo Zapata. A ellos les debo mucho de lo que he aprendido en estos temas y en muchas cosas más.

Lee el resto de esta entrada »


Nos dejó Maria Heise

agosto 26, 2012

Maria Heise Mondino (Modena, Italia, 5 de Enero de 1927 — Lima, Perú, 24 de agosto de 2012) nos dejó el viernes. Yo la conocí profundamente. Ella era una de las pioneras de la EIB. Pero era mucho más. Para su familia,  amigos y amigas de las épocas de Italia y Berlín era la Mimina; para los de acá, María; para mis hijas, la nonna.

Si resumimos la vida de Maria en años, diríamos que es sobre todo peruana. Y es que pasó  26 años de su vida en Italia, 25 en Alemania y 34 años en el Perú.

Maria Heise se doctoró en Filología Inglesa en Italia.  Como se casó con un alemán, se fue a vivir a Berlín y allí se decidió a estudiar Antropología Latinoamericana. Vino a Perú, por primera vez, en 1972. Era un viaje de estudios a  Ayacucho. Maria se quedó profundamente impactada por las desigualdades que había en este país. No podía creer el comportamiento de los hacendados. Esta primera visita al Perú la marcó para toda la vida. Al año siguiente volvió a Ayacucho para investigar la educación y los libros de texto antes de la reforma educativa y después de ella.  Esa investigación le sirvió para escribir  la tesis con la que se graduó en Alemania.

En 1978 vino a trabajar a Perú con la GTZ, en el proyecto de educación bilingüe de Puno.  A  Maria se le ocurrieron cosas distintas a las de siempre. Ella se adelantó a su época. En los ochentas a los “expertos” no se les ocurría escuchar la voz de los otros y construir con ellos sino más bien creían que lo que había que hacer era “ser la voz de los sin voz.” Maria Heise pensaba muy diferente.  Ella abrió trocha.

Del frío de Puno se fue a hacer EIB en la Selva Central con el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica, el CAAAP. Maria Heise conoció cada recodo del río Tambo donde fue, río arriba, río abajo, visitando las escuelas EIB, trabajando duro con los maestros y maestras EIB. Fueron su familia. Ella me contó que cuando tenían que venir a Lima a hacer trabajo en la oficina, se sentía triste. Necesitaba estar en el Tambo.  Lo tuvo que dejar por dos razones: la artrosis que le destruyó las caderas y la incursión de Sendero Luminoso en la zona. Pero ella nunca dejó de trabajar en  EIB.

La casa de María estuvo siempre abierta para maestros y maestras bilingües, para jóvenes estudiantes que querían investigar sobre los asháninka, sobre la EIB  o sobre otros temas. Ella los recibía con dulzura. Les contaba sus anécdotas como solo ella sabía contarlas.

Por mala suerte, fumaba muchísimo, demasiado y eso le provocó un enfisema pulmonar que la dejó muy frágil.  Así, su salud estuvo bastante deteriorada en los dos últimos años. Pero hubo amigos que siguieron viviendo, que nunca la dejaron de frecuentar, de interesarse por ella, de llevarle un poquito de amor: Lucho Carranza, Fidel Tubino, Gredna Landolt, Roberto Zariquiey, Andrea Patriau, Lisa Chalco, Mechtild Bock,  Moisés Oliveros e Isabel  Ceijas, Carlos Vigil y Nila Oliveros, Susana Casaperalta, y Liliam Landeo.

En sus últimos días, hemos sido testigos del cariño y de la solidaridad de muchas personas a las que queremos agradecer: Paulo Tubino, Eloy Neira, Aroma de la Cadena, Virginia Zavala y Roberto de la Puente.

Hoy en sus funerales, gracias a su amigo Rodrigo Montoya, fue despedida por el maestro Máximo Damián. Hoy la dejamos con la pachamamita  pero se quedará en nuestros corazones y estará presente en cada trabajo que se realice para hacer una educación más justa con los niños y niñas indígenas del Perú.


Paulo Freire y la enseñanza de la lectura y escritura en la EIB

julio 6, 2012

imagen tomada de aquí

El asunto de la escritura en lenguas indígenas es controversial. Sabemos que, en general,  los niños de las escuelas EIB no logran desarrollar las habilidades esperadas en lectura y escritura ni en la lengua indígena ni en castellano. Así, los maestros piden estrategias que funcionen, pues piensan que es una cuestión metodológica. Pero el asunto es un tanto más complicado y no se soluciona encontrando el mejor método (así este existiera). Lo que ocurre es que los docentes que deben enseñar a escribir a los niños en una lengua indígena no se sienten seguros de su manejo escrito de la misma. No hay una tradición escrita en lenguas indígenas[1] y esto es visto como una debilidad, como una carencia que se debe contrarrestar, que se debe “pasar” de la oralidad a la escritura. Ello lleva a que se sobreenfatice la enseñanza de la escritura.

Creo que ese empeño de los docentes en que las lenguas indígenas se escriban, está muy relacionado a las ideas freireanas de la “palabra liberadora.” Debo señalar que considero muy valiosos los aportes de Freire y por ello pienso que no se debe perder de vista que su propuesta de alfabetización estuvo destinada a posibilitar a los analfabetos del Nordeste de Brasil, la obtención de la ciudadanía puesto que, en esa época solo tenían el derecho a voto quienes sabían leer y escribir. En ese sentido se entender porque Freire consideraba que al aprender a leer y escribir, podrían cambiar la situación de colonialismo en la que se encontraban.

Ahora no es necesario leer para acceder al voto. Ahora, además, sabemos que la ciudadanía no se limita a intervenir en una elección, sino que es el ejercicio de un derecho y sabemos que conseguir el reconocimiento a ese derecho no pasa por saber leer y escribir. Así pues, debemos repensar qué significa escribir para el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas.

Creo que es necesario reflexionar sobre cómo interculturalizar a Freire en el aspecto de la escritura en lenguas indígenas y pensar en una nueva manera de abordar la enseñanza de la educación intercultural bilingüe más cercana a pedagogía liberadora como la que propone el maestro.


[1] Esto no quiere decir que se desconozcan los intentos de algunas personas por el desarrollo escrito en lenguas indígenas pero son esfuerzos aislados.